¿Es el olor, el material, el tabú o el aspecto de trofeo que los compradores de bragas usadas encuentran tan tentadores?

El fetiche por la ropa interior usada (y sostenes, medias, calcetines e incluso artículos como tampones sucios) se está volviendo cada vez más popular en el mundo del sexo. ¿Qué tan popular? Bueno, una búsqueda por google de 10 minutos produjo numerosos sitios que facilitan la compra y venta de prendas usadas. Sitios como usedpantyportal. com o quierobragasusadas.com son sólo una pequeña muestra, e incluyen fotos, perfiles de membresía tanto para los compradores como para las damas cuyas bragas están a la venta, guías para el éxito, foros, consejos, y en algunos casos, vídeos para atraer a los hombres (y algunas mujeres) a comprar sus productos. Muchos de estos sitios sirven como una especie de red social para los fetichistas de bragas usadas (aunque sorprendentemente, en Facebook todavía no existe. ¡Súbanse a eso, empresarios de bragas!).

La olfateación de la ropa interior como fetiche varía de una persona a otra, pero por lo general la ropa manchada de una persona tiene una connotación erótica para quien la consume, y puede incluir manchas de orina, manchas de líquido vaginal o mucosidad, manchas de sangre menstruales e incluso manchas de heces fecales. Uno de esos compradores, D. S., me dijo por correo electrónico:”Lo más erótico de las bragas usadas es la conexión con la vendedora, tener algo que ella usaba a propósito sólo para mí y masturbarse sólo para mí, así puedo tener esa parte íntima de ella”. El olor es una parte muy fuerte, pero para mí el olor de su vagina es el mejor.

La incursión de Lucy en la venta de sus bragas usadas comenzó por accidente, con un comentario casual a un tipo con el que ella tenía una relación. Teníamos esta extraña conexión, y creo que es preciso decir que estaba obsesionado conmigo sexualmente. Un día, cuando terminó, me vio a punto de tirar unas medias rotas y me preguntó si podía quedárselas. Sin pensarlo, bromeaba diciendo:”Claro, por 20 dólares”. Sacó su billetera inmediatamente. Así es como empezó.”

El país que nos trajo el porno tentáculo y Hello Kitty es también responsable de introducir al mundo occidental a la compra y venta de bragas usadas. Las tiendas de Burusera, que todavía existen en Japón y que se traducen como “vendedores de flores”, venden ropa interior de las escolares católicas (a menudo con una foto de la chica que lleva el artículo, por “autenticidad”). Hasta hace unos pocos años, incluso se podían comprar bragas usadas en Japón a través de máquinas expendedoras automáticas, como lo documentan muchos turistas perplejos y fascinados en YouTube. Los funcionarios han intentado frenar el comercio fetiche burusera en 2004, Tokio prohibió la venta de ropa interior usada de niñas menores de 18 años, pero la prohibición no funcionó exactamente como se pretendía. Las tiendas de Burusera pasaron a la clandestinidad y el precio del mercado negro de las bragas se quintuplicó.

Aquí en los EE. UU., la tendencia de venta de bragas usadas es (afortunadamente) dirigida a las mujeres adultas. Amber, el creador de quierobragasusadas.com, donde D. S. compra, dice “la demanda de bragas de mujeres honestas, atentas, seductoras y creativas que no están enfocadas únicamente en el dinero es muy alta. Por lo que se me ha dicho, es difícil encontrar todas esas características en muchas de las mujeres que acaban tratando de vender sus productos y no son necesariamente aspectos que puedan ser evaluados por cualquier otra persona que no sea el patrón “.

En muchos sentidos, la idea de que una mujer venda su ropa interior sucia a un desconocido parece demasiado buena para ser verdad. Si la demanda es tan alta, ¿por qué no estamos viendo más millonarios? Resulta que para tener éxito, se necesita algo más que un post o una foto. Establecer y mantener relaciones con los clientes es una parte integral del éxito de los vendedores. Amber dice,”Creo absolutamente que la mayoría de los clientes necesitan tener una conexión personal con los vendedores de bragas para poder comprar sus bragas. Esta ha sido mi experiencia personal, y creo que mi conciencia de ello contribuye en gran medida a que vuelva a tener clientes. Tener mi sitio web personal (¡mi mundo personal!) realmente ayuda a facilitar esta necesidad, creo, al igual que la conexión a través de Twitter.”

Nicole, una pro-domme que intentó vender prendas de vestir usadas sin éxito en la universidad, pero ahora vende regularmente sus medias usadas a los clientes, está de acuerdo. Creo que los compradores quieren una conexión personal con la persona que vende las medias o bragas. No creo que sólo saber que las prendas son usadas sea suficiente para un fetichista promedio. La gente a la que he visto tener éxito ha dedicado mucho trabajo a crear una persona en línea y normalmente ofrecen otros servicios como dominación o sexo telefónico con ella”.

“La conexión es muy importante”, comenta el SD. que está casado, pero dice que su esposa no sabe de su fetiche.

Vicente Blasco Ibañez es seguramente la figura literaria más importante de la historia valenciana moderna. Además de ser autor de varias novelas clásicas, fue un viajero del mundo, editor de periódicos y agente de fuego político, tan famoso por su retórica polémica como por sus tormentosos y turbios asuntos amorosos. La casa donde vivía en la playa de la Malvarrosa se ha convertido hoy en un museo, dedicado a su vida y obras.

Nacido en Valencia en 1867, Blasco Ibáñez creció durante un período emocionante de la historia española, cuando el público empezó a cuestionar la monarquía. Vicente fue un niño durante la Primera República española de 1873-1874 y todo indica que debió haberle afectado mucho, porque se convirtió en un republicano apasionado. De joven, organizó protestas y boicots, hasta que fue forzado a huir de España disfrazado de pescador.

Después de regresar del exilio en París, Blasco-Ibáñez se convirtió en fundador, director y editor de El Pueblo, un diario muy influyente en Valencia. Fue el jefe de un movimiento conocido como Blasquismo y se convirtió en el político más popular de Valencia.

Después de haber dejado su huella en la política valenciana volvió su mirada más lejos. En 1909 visitó Argentina, un país del que se enamoró. Regresó en tres ocasiones distintas, escribió un libro sobre ella e incluso fundó dos ciudades argentinas: Cartagena y Nueva Valencia. Más tarde haría un viaje alrededor del mundo, visitando países como Panamá, los EEUU, China, Japón, la India y Sri Lanka. Escribió sobre sus aventuras en un libro titulado ” La vuelta al mundo de un novelista “.

Blasco-Ibáñez construyó su casa en la playa de la Malvarrosa en 1902 y hoy en su lugar hay pequeño museo. En el interior, encontrará fotografías del autor, de su esposa y sus hijos, junto con artículos personales como material de fumar, postales y cartas. Hay mucha información sobre sus aventuras, aunque sólo se presenta en español y en valenciano.

La industria porno es una de las industrias más cuestionadas y señaladas a nivel social, y mucho más por las líneas religiosas. Sin embargo, muchos trabajadores de esta industria están convencidos de laborara en un empleo digno como cualquier otro, quizás como el deporte o expresamente la actuación. Si bien podría considerarse un trabajo como cualquier otro ¿qué pueden hacer estas  personas luego de abandonar su carrera?

Lamentablemente para muchas guarras, y al igual los guarros, no existe un gran después luego de retirarse del mundo porno, pues a diferencia de trabajos como el deporte, donde se puede quedar quizás siendo entrenado, a la carrera erótica no hay mucho jugo que sacarle. Pero esto lo ha aclarado una de las rubias más candentes del porno, Bree Olson, quien a través de un video publicado en las redes expreso su situación luego de abandonar el cine erótico.

En el significativo video Bree expresa las dificultades que se le han sobrevenido luego de retirarse definitivamente del mundo porno, tanto a nivel social con sus allegados y desconocidos, como en la búsqueda de una nueva labor.

A medida que transcurre el video y la chica se expresa  se va llenando de diversos sentimientos, hasta que entre lágrimas confiesa que las personas la tratan como si fuera pedófila, pues de acuerdo a su percepción las personas no le dan el  trato de una antigua trabajadora del mundo erótico, sino más bien como si ella quisiera hacerle daño a los niños.

Muchas personas reconocen a Olson, una de las guarras que frecuentaba la casa de Charlie See durante sus años de aventura y copas. Otros quizás la conocen por su trabajo en el cine pornográfico, pero la verdad es que cualquiera que sea el caso, la chica ha demostrado que no resulta ser nada fácil abandonar una industria como esta y lograr conseguir un empleo como cualquier otro gracias a la concepción social de las personas.